Tipos de circulación

En ocasiones, tratamos pacientes con varices que han acudido al médico en busca de respuestas y reciben como única respuesta un “tienes muy mala circulación”. Desde la clínica Dr. Ortega queremos aclarar que este término en sí mismo no significa nada, ya que es necesario conocer qué tipo de circulación tiene cada paciente.

En las piernas se distinguen tres tipos:

Circulación

arterial

Es la que lleva sangre oxigenada a las piernas.

En esta circulación, si se obstruyen las arterias en un grado máximo, puede ser motivo de amputación de una o de las dos extremidades.

Circulación

venosa

Es la llamada circulación de retorno. Conduce la sangre que ha llegado a los órganos a través de las arterias, de vuelta al corazón. Su alteración causa insuficiencia venosa crónica y las ya conocidas varices.

Circulación

linfática

Es el conjunto de ganglios linfáticos y vasos linfáticos que intervienen en la defensa inmunitaria del organismo, desempeñando su tarea de intercambio y transporte de la linfa.

La linfa constituye un sistema a través del cual el organismo recoge líquidos y materiales de desecho desde la periferia, para llevarlos a los órganos depuradores (hígado, riñones, pulmones, ganglios linfáticos). Su alteración puede provocar edema duro de las piernas (hinchazón).