Sistema venoso

La circulación de retorno en los miembros inferiores se hace por dos sistemas de venas:

Sistema

profundo

Está formado por venas que discurren por la profundidad de las extremidades (piernas y muslos) junto a los huesos y entre los músculos. Este sistema no debe manipularse.

Sistema

superficial

Compuesto por un conjunto de venas que discurren debajo de la piel. Es en este sistema donde habitualmente se producen las varices. Esto sucede cuando las venas se vuelven insuficientes o incompetentes, es decir  que “conducen” la sangre en dirección descendente. La sangre de retorno en las extremidades inferiores siempre debe ir en dirección ascendente en busca del corazón. Si esto no ocurre, y la sangre desciende, se producen las venas tortuosas es decir, varicosas.

Cuando el sistema superficial enferma, es decir, cuando se hace insuficiente o incompetente, puede y debe ser suprimido. Esto se consigue con la extirpación de las venas insuficientes o bien anulando su función. Cuando esto ocurre, la sangre se dirige hacia el sistema profundo.

El sistema superficial y el profundo se comunican por las llamadas venas perforantes que, en condiciones normales, conducen la sangre desde el sistema superficial al sistema profundo. Si las venas perforantes conducen la sangre en sentido inverso, esto es, del sistema profundo al superficial, estas venas perforantes serán insuficientes o incompetentes y por tanto también se debe actuar sobre ellas. 

Varices y telangiectasias

Normal

Normal

Incompetente o insuficiente

Las válvulas no contactan y la sangre desciende